Uno de los pocos pasajes de la Biblia que los hijos pueden usar en defensa de sus padres es:

Efesios 6:4 Padres, no hagan enojar a sus hijos con la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor.

Este pasaje resulta un poco confuso para muchos padres de adolescentes y preadolescentes porque parece que no les podemos decir nada a los jóvenes sin que estallen en ira incontrolable como volcanes hawaianos.  Pero este pasaje no se refiere de la molestia temporal que provocamos a nuestros hijos cuando les establecemos límites saludables a su comportamiento. Sino a ese enojo crónico con el que viven muchos hijos y que poco a poco los va distanciando de sus padres.

Si profundizamos más en el pasaje, podemos encontrar el principio de lo que este pasaje está transmitiéndonos:  Cuando disciplinamos e instruimos a nuestra manera, provocamos ese enojo crónico, cuando Disciplinamos e instruimos conforme a la manera de Dios. Podremos provocar una molestia temporal en ellos pero a la larga una vida mucho mejor para ellos:

Hebreos 12:11Ninguna disciplina resulta agradable a la hora de recibirla. Al contrario, ¡es dolorosa! Pero después, produce la apacible cosecha de una vida recta para los que han sido entrenados por ella.

En mi experiencia como Líder de Jóvenes por más de 14 años he podido ver de cerca los corazones de muchos jóvenes enojados hacia sus padres. Las razones más comunes las listo a continuación junto con el principio bíblico que no ha sido respetado.

1. CUANDO TENEMOS TRATOS PREFERENCIALES ENTRE NUESTROS HIJOS

La Biblia enseña que Dios no hace favoritismos (Romanos 2:11 NTV). Si bien nuestros hijos reciben amor y disciplina de manera distinta. Nuestros hijos pueden detectar fácilmente cuando hay preferencias.

2. CUANDO DECIMOS “NO” SIN INSTRUIR “POR QUE”

Es fácil “ladrar” órdenes todo el día. Pero parte del Proceso de madurez en el que esta los adolescentes requiere que ellos puedan entender por qué tienen que obedecer esa orden para que ellos puedan desarrollar ese criterio para su vida adulta.

Dios constantemente se tomaba el tiempo  de explicar los “por ques” de sus leyes a su pueblo, ejemplo:

Éxodo 34:12  »Ten mucho cuidado de no hacer tratados con los pueblos que viven en la tierra adonde te diriges. Si los haces, seguirás sus malos caminos y quedarás atrapado.

3. CUANDO SOLAMENTE VEMOS LOS DEFECTOS DE NUESTROS HIJOS Y NUNCA CELEBRAMOS SUS VIRTUDES

Podemos notar en el Bautismo de Jesus como El Padre desde el Cielo hace Público su agrado por su hijo. Nosotros también debemos de constantemente y de manera pública hacer reconocimiento de lo que nuestros hijos hacen bien. De esa manera podrán recibir mejor las correcciones de lo que hacen mal.

Existen hijos que cargan con el sentimiento de jamásser suficientes para sus padres, Y viven aún más allá de su juventud buscandoque alguien les diga: “Estoy complacido contigo” eres suficiente.

4. CUANDO LOS HUMILLAMOS CORRIGIÉNDOLOS EN PÚBLICO

Si bien hay que reconocer los triunfos y virtudes de nuestros hijos públicamente, hay que tratar en privado la corrección y la disciplina. Jamás humilles a tus hijos gritándoles o golpeándolos enfrente de sus amigos o de extraños en la calle.

Dios trata con nosotros en la privacidad de nuestro corazón con su palabra

5. CUANDO ESPERAMOS QUE NUESTROS HIJOS NOS ADIVINEN EL PENSAMIENTO

Tomemos como ejemplo cuando Dios instruyó a Noe para que construyera el Arca. Dios pudo haber dicho construye un arca y punto. Pero en vez de Eso le da instrucciones específicas a Noe de las necesidades del Arca.  Es responsabilidad de nuestros hijos escuchar nuestra instrucción. Pero es responsabilidad de los padres dejar bien claras nuestras expectativas. Cuando, Donde, Como y Por qué.

6. CUANDO NO PRACTICAMOS LO QUE EXIGIMOS EN ELLOS

Dios Jamás nos pide algo que el mismo no hace o que seamos algo que Él no es.

Levítico 11:44 Pues yo soy el SEÑOR tu Dios. Debes consagrarte y ser santo, porque yo soy santo.

Si hay algo que provoca la ira de nuestros hijos es nuestra hipocresía.

7. CUANDO LOS QUEREMOS MOTIVAR CON OFENSAS

29 No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan. Efesios 4:29

Muchos jóvenes no reciben bulling en sus escuelas pero si en sus casas. Usa tus palabras para construirlos no para destruirlos.

Muchos sueños de jóvenes han sido aplastados por sus padres.

8. CUANDO NO LOS ESCUCHAMOS, PERO QUEREMOS QUE ELLOS NOS ESCUCHEN

Santiago 1:19 Mis amados hermanos, quiero que entiendan lo siguiente: todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse.

Muchos padres se enteran de cosas que están viviendo sus hijos por terceras personas. O son sorprendidos por algo que ya tiene meses o años ocurriendo en sus vidas sin su conocimiento..  Dedica tiempo a escuchar lo que hay en el corazón de tus hijos. Dedica tiempo a escarbar en su corazón. Has pregunta tas pregunta hasta que llegues al fondo de sus pensamientos y solo escucha. No te apresures a aconsejar.. Deja que ellos pidan tu consejo.

9. CUANDO ELLOS SE DAN CUENTA QUE NO ESTÁN DENTRO DE NUESTRAS PRIORIDADES

Tus hijos se dan cuenta cuando prefieres dedicarle tiempo a otras cosas menos importantes. Dales ese lugar preferencial después de tu relación con Dios y con tu cónyuge.  Dedícales tiempo. Dios no rechaza al que se le acerca. Y cuando había una barrera entre Dios y nosotros (nuestro pecado), el rompió la barrera a través del sacrificio de Jesus) Rompe  las barreras, Cancel alguna de tus múltiples actividades y pasa tiempo con tus hijos, en lo individual y en conjunto.

10. CUANDO DISCIPLINAMOS POR IRA O CUANDO NO DISCIPLINAMOS POR MIEDO A PERDER SU “AMISTAD” 

Cuando disciplinamos emocionalmente, siempre tendremos que pedirles perdón en el futuro  Pero la Biblia nos enseña que Dios  Disciplina a sus hijos como producto de su Amor, no de su ira.

Proverbios 3:12 Pues el SEÑOR corrige a los que ama,     tal como un padre corrige al hijo que es su deleite.

Los hijos necesitan la disciplina de sus padres. Pero una Disciplina inspirada en tu amor por ellos, no en tu amor por ti.

11. CUANDO NO RECONOCEMOS CUANDO NOS EQUIVOCAMOS 

Sabemos que debemos de  pedir perdón a nuestro prójimo cuando le hemos tratado injustamente. Pero por alguna razón pensamos que nuestros hijos no caben en esta categoría. Pensamos que el pedirles perdón por nuestros errores con ellos va a disminuir su respeto y admiración por nosotros. Pero es todo lo contrario.

12. CUANDO LOS JUZGAMOS INJUSTAMENTE O PREMATURAMENTE

Muchas veces somos las personas que menos creemos en nuestros hijos. Aun sin saber detalles de lo que ocurrió Establecemos su culpabilidad primero y averiguamos después. Pero Dios no es así: Dice la palabra que Dios   juzgará a cada uno según lo que haya hecho.(Romanos 2:6). Asegúrate de no implicar a tus hijos de nada que no hayan hecho, ni de hacerlos pagar por los crímenes e sus hermanos.

13. CUANDO APLASTAMOS SUS SUEÑOS

Nosotros como padres debemos de ser los segundos en las cosas grandes que pueden lograr de la mano de Dios, pero muchos sueños de jóvenes han sido aplastados por sus padres. Invierte en los sueños de tus hijos, tal vez fracasen en el intento de algunas cosas. Pero quien que ha logrado algo grande no ha fracasado muchas veces??

Dios nos dice a sus hijos:

Jeremias 29:11 Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el SEÑOR—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.

14. QUE LESEAMOS INFIELES A SU PADRE O MADRE

El dolor yla decepción que enfrenta un joven al enterarse de que su madre o padre ha sidoinfiel es algo que tarda muchos años en sanar. No solo afecta su forma de veral padre adúltero, sino al matrimonio en general.

JesusReforzó el matrimonio con esta idea:

Mateo 19:5-6 “Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a sumadre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo”[a]. Como ya no son dos sino uno, que nadie separe lo queDios ha unido.

Cuidar tu matrimono es una de las cosas mas importantes que puedes hacer como padre.

15. CUANDO LOS LÍMITES QUE LES ESTABLECEMOS NO ESTÁNACORDE A SU MADUREZ

Una de las labores como padres es establecer límites sanos para nuestros hijos. Los límites tienen que ir expandiendo a medida que el joven muestra más responsabilidad, o contrayéndose cuando no la muestra. De esta manera lo estamos preparando para una vida adulta donde ya no estaremos nosotros para decirles que está bien y que está mal.  Limites demasiado ajustados para su edad, provocará rebeldía y enojo en ellos. Limites demasiado holgados provocaran un descarrilamiento.
Aun Dios como Padre estableció limites saludables para los seres humanos desde el Edén.

¿Te sientes identificado con algunas de estas fallas como padre? Te reto a que hagas un cambio y Observa cómo es transformado con el tiempo el corazón de tus hijos al aplicar la disciplina y amonestación que viene de Dios en vez de la que viene de nosotros.

Si Crees quehas fallado de manera irreparable, Recuerda que en Dios encontramos perdón ylimpieza a nuestros pecados como Padres si nos arrepentimos, y Dios nos puedeayudar a restaurar la relación con nuestros hijos.

“El hará volver el corazón de los padres hacialos hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres,” Malaquias 4:6

MÁS BLOGS PARA PADRES:

¿Los mismos errores de siempre?

¿Los mismos errores de siempre?

Todos deseamos resultados diferentes en nuestra vida. En algún lugar de nuestro corazón se alberga la esperanza de que nosotros si triunfaremos, que nosotros no sufriremos los mismos fracasos de nuestros padres o amigos.  Cuando menos lo pensamos, estamos viviendo las...