Los celos son ese sentimiento de furia que nace cuando creemos que alguien se está acercando demasiado a nuestra pareja. Nuestras antenitas de vinil se encienden detectando la presencia de un enemigo(a) de nuestra relación y respondemos de forma agresiva, pelamos los dientes. Mandamos mensajes amenazantes que le pongan un límite territorial a ese(a) intruso(a), y aumentamos la vigilancia de nuestro(a) novio(a) a niveles obsesivos. Lo bueno es que celos son un reflejo de mi amor por mi pareja ¿cierto?

¡FALSO!

Dios nos enseña en 1ra de Corintios 13:4 que el amor no es celoso. Si los celos no manifiestan amor, ¿entonces de qué manifiestan?

3 FUENTES DE CELOS

INSEGURIDADES Y TEMORES PERSONALES

Cuando no estás seguro(a) de quien eres tu y cuanto vales es fácil pensar que va a llegar una persona mas valiosa y va a desviar la atención de tu pareja hacia ella. Puede ser que esa inseguridad sea un producto del abandono o rechazo de relaciones en el pasado. Empezando con tus padres, siguiendo con tus amigos y claro, con noviazgos anteriores. Si todavía hay dolor y rencor en tu corazón por esos rechazos pasados vivirás inseguro(a) en tus relaciones presentes y futuras.

Lo que tienes que recordar es que la aceptación o el rechazo de otras personas a ti no define tu valor, son opiniones relativas y emocionales. Cuando logres comprender que la Persona más grandiosa del universo te ama y te ha aceptado incondicionalmente, puedes vivir y actuar seguro(a) en tus relaciones por que tu eres un hijo o hija de Dios y vales lo que Cristo estuvo dispuesto a pagar por ti. Su Sangre.

FALTA DE COMPROMISO EN LA RELACIÓN

Si los celos que sientes son por que tu novio o novia constantemente da motivos para dudar de su compromiso contigo comportándose cariñosamente con personas del sexo opuesto, entonces, en vez de tratar de seguir espantándole a los fulanos o fulanas con las que coquetea, necesitas reconsiderar esta relación.  Una persona fiel que te ama y tiene un compromiso contigo simplemente no abre la puerta a otras relaciones sentimentales.  Si tu pareja es incapaz de respetar su relación contigo entonces es incapaz de ser tu novio(a). ¡Mándalo(a) a volar! Si regresa… ¡Mándalo(a) a volar otra vez!

POSESIVIDAD

Los celos también pueden venir de una idea errónea de que tu pareja te pertenece y por lo tanto nadie más que tu puede tenerle. Pero el verdadero amor no funciona así. El amor es voluntario y no obligado. El amor de pareja es una entrega mutua donde lo increíble es que, teniendo la libertad de irnos decidimos quedarnos en la relación todos los días. Tu novio(a) solamente le pertenece a Dios. Tu no eres dueño(a) de nadie.

En resumen, los celos no son normales, ni sanos, ni buenos para la relación. Desarrolla un noviazgo alternativo; confiable, respetuoso y comprometido donde los celos no tengan cabida.

 Proverbios 27:4 El enojo es cruel, y la ira es como una inundación, pero los celos son aún más peligrosos.

Te invitamos a leer nuestra nota ¿Cómo enfrentar problemas en pareja?