La temporada navideña es todo un reto para el manejo de nuestras finanzas familiares. En estas fechas colisionan tres elementos que, si no tenemos cuidado, nos pueden llevar a tomar muy malas decisiones en nuestra economía que puedan dejarnos con grandes deudas y estrés matrimonial al arrancar el próximo año.

  1. EMOCIONES

Los recuerdos y sentimientos que trae consigo la navidad nos lleva a tomar decisiones por emociones más que por propósito. Solemos añorar lo que nos daba confort y alegría cuando éramos niños, así que recreamos el ambiente navideño en casa, le damos los regalos a nuestros hijos que hubiéramos deseado recibir nosotros, compramos artículos que por fin podemos costear (además están en especial), hacemos estas reuniones abundantes en comida y bebida para consentir a nuestros familiares y amigos, etc. Etc.

  1. PRESIONES Y COMPROMISOS FAMILIARES Y SOCIALES

Admitámoslo: en más de la mitad de las reuniones e intercambios en las que participamos este año ni si quiera queremos ser parte de ellos(as). Hacemos corajes por que tenemos que comprar otro regalo u otro cambio de ropa (porque qué vergüenza salir en fotos de dos eventos con las mismas fachas), o porque vamos a ver al tío incómodo y no podemos llegar con las manos vacías. Pero en nosotros está el decir “No, gracias” a lo que no podemos o queremos participar.

  1. DINERO EXTRA

La mayoría de las personas que trabajan, reciben un aguinaldo por estas fechas, generando un esperadísimo y aliviante excedente económico. El problema es que ese excedente puede jugar en nuestra contra al producir la falsa idea de que contamos con recursos ilimitados para gastar en esta navidad. Por lo que empezamos a hacer compras desmedidas pensando que el aguinaldo bastará y sobrará para todo.

Si queremos tener un mejor arranque económico el próximo año, empecemos cerrando bien este año, tomando decisiones sabias como pareja. Estando atentos a no dejarnos llevar por estos tres factores, pero, sobre todo planeando juntos con sabiduría cómo vamos a distribuir los recursos que Dios ha puesto en nuestras manos esta temporada. Después de todo la Navidad se trata de Celebrar al Príncipe de Paz, no del estrés.

Proverbios 17:1 Mejor comer pan duro donde reina la paz, que vivir en una casa llena de banquetes donde hay peleas.

Esta temporada navideña los retamos a dedicarse una hora a hacer un presupuesto económico para mantener bajo control nuestras emociones, para saber a cuantos compromisos podemos acceder y para no gastar más de lo que tenemos.

Proverbios 21:20 Los sabios tienen riquezas y lujos, pero los necios gastan todo lo que consiguen

Aquí te dejamos un templete de presupuesto en Excel o para imprimir. Repasen primero todos los rubros sugeridos y contemplen todos los ingresos, compromisos y gastos que se puedan avecinar en esta temporada. Anoten las cantidades y hagan los ajustes necesarios para que el balance quede en Cero. Por último, repartan el dinero asignado a cada rubro en sobres con efectivo para evitar rebasar los límites establecidos.

Descargar PDF Aqui

Descargar Excel Aquí