Muchas veces decimos perdonar las faltas que nuestro cónyuge pero guardamos el registro en un cajón de nuestra memoria para uso posterior, como si fueran balas que almacenamos por si acaso. Traer esas ofensas pasadas al presente es muy útil cuando queremos ganar una discusión y nuestros argumentos parecen no tener suficiente peso. Entonces sacamos el as bajo la manga. Tal vez si producimos suficiente culpa en nuestro cónyuge baje la guardia.

También es muy útil refrescar el pasado cuando queremos defendernos de una crítica hacia nuestra persona por parte de nuestro esposo(a). Suena algo como esto: –“Tu como te atreves a decirme eso.. Ya no te acuerdas cuando… “- Pero traer ofensas pasadas al presente Nunca unió más a un matrimonio. Siempre produce más división, más separación. Inclusive produce un sentimiento de “traición”. Si vamos a perdonar, ¿Por qué no perdonar bien? . El perdón no se completa sino hasta que decidimos nunca más recordarle a nuestro cónyuge su pecado. Nuestro Modelo de Perdón es Dios mismo. Jamás nos vuelve a recordar un pecado del cual nos arrepentimos:

«—dice el Señor—. Perdonaré sus maldades y nunca más me acordaré de sus pecados». Jeremías 31:34b

Tal vez todavía tengas guardadas algunas balas, esperando el momento oportuno para usarlas. ¿Por qué no decides hoy renunciar para siempre a tu derecho de recordar esas viejas ofensas y perdonar definitivamente? Le estarás haciendo un bien a tu Matrimonio.

MÁS BLOGS PARA MATRIMONIOS:

Curso para grupo de matrimonios

Compartir con otros matrimonios las herramientas para lograr un matrimonio Indivisible es un privilegio increíble, porque sabemos que no solamente impactará positivamente a ese matrimonio, sino a todas las generaciones que surgirán de él. Un matrimonio...

Amor en los tiempos de Instagram

Las redes sociales son el portal a una manifestación a gran escala de los deseos más profundos que habitan dentro de nosotros; ser reconocidos, apreciados, y socialmente aceptables; el problema es que para lograr esto nos valemos de toda clase de filtros, frases y...

Reto #3

No importa cuantos años de casados tengamos, al momento de estar desnudos frente a nuestro(a) esposo(a) podemos sentirnos bastante vulnerables. Como resultado tratamos de controlar lo que nuestra pareja quiere hacer con nosotros o recurrimos a rutinas de intimidad...

Reto #2 ¡Diviértanse!

¡Hola Indivisibles! Esta semana saldremos de nuestra comodidad, ¡nos vamos a regalar sorpresas y diversión! este reto necesita una preparación previa y te daremos una lista de los necesario: 1.- Apartar un tiempo y un espacio privado para los dos. Si pueden aprovechar...